• Av. de Finlandia 16, 41012. Los Bermejales. Sevilla
  • L - V 9.00 - 21.00

Prótesis de rodilla

prótesis

Las prótesis de rodilla se clasifican en función de cómo se realice la sustitución de los huesos afectados diferenciándose entre prótesis total de rodilla, unicompartimental o de revisión. Aquí veremos las diferencias y cómo se fijan al hueso.

¿Cómo es una prótesis de rodilla?

En la sección ¿Qué es la rodilla y cuándo necesito una prótesis? hemos definido a la rodilla como la articulación entre la parte inferior del fémur y la superior de la tibia (y también de la rótula con el fémur). Las prótesis se utilizan para devolver la función y restaurar la función del área y por ello tienen diferentes componentes.

Las prótesis de rodilla se clasifican en función de cómo se realice la sustitución de los huesos afectados, pero las más habituales son las conocidas como prótesis totales de rodilla (PTR). Las PTR se fijan a la tibia por medio de una bandeja tibial metálica y al fémur a través de unos cóndilos, también metálicos. Entre ambos se sitúa una pieza llamada inserto y fabricada de un plástico (polietileno) que facilita la articulación de fémur y tibia. Si el cirujano lo considera oportuno, también puede sustituir la parte articular de la rótula por un componente de polietileno.

La fijación de los componentes al hueso puede ser usando cemento óseo o buscando la integración de estos al hueso (en función de la calidad ósea del paciente).

protesis-rodilla

¿Qué tipos de prótesis de rodilla existen en el mercado?

Una prótesis de rodilla se utiliza para evitar el dolor y devolver la función a los pacientes que sufren de desgaste articular. Dependiendo del tipo de desgaste, de la estabilidad de las partes blandas o de la existencia de cirugías previas, usted puede ser candidato a la implantación de uno u otro tipo de prótesis de rodilla. Entre los más comunes, podemos nombrar los siguientes:

protesis-rodilla

  • Prótesis unicompartimental de rodilla: Su indicación fundamental es el tratamiento de la artrosis de rodilla que sólo afecta a uno de los lados de la articulación Se supone que, como no toda la rodilla está afectada, el reemplazo protésico debería de limitarse a las regiones dañadas. Sin embargo, muchos cirujanos no la utilizan porque no evita la progresión de la enfermedad al otro lado y porque no existe mucha experiencia en su uso. Sus componentes son los mismos que en una prótesis total, pero sólo para una mitad de la rodilla.
  • Prótesis total de rodilla: Es el tipo de prótesis de rodilla más habitual. Consiste en un reemplazo completo de las dos superficies articulares y, como ya comentamos se integra de los siguientes componentes:
    • Bandeja tibial: Fabricada en metal (habitualmente cromo cobalto o aleaciones de titanio), fija la prótesis a la tibia proximal.
    • Componente femoral: Se fija a la parte distal del fémur y actúa como superficie de fricción, por lo que suele fabricarse en cromo-cobalto.
    • Inserto: Se sitúa entre los dos componentes anteriores y actúa como superficie de fricción junto con el componente femoral. Suele estar fabricado en polietileno.
    • Componente patelar: No se utiliza en todos los casos y su uso depende de las preferencias personales del cirujano. Habitualmente está hecha de polietileno.
  • Prótesis de rodilla de revisión: Son los sistemas que se usan cuando hay que reemplazar una prótesis ya implantada. En los casos más sencillos se podrán colocar prótesis totales primarias, pero también existen implantes específicamente diseñados para estos complejos procedimientos. En las cirugías de revisión suele haber problemas de estabilidad y de falta de hueso. Para rellenar los defectos en el hueso se recurre a productos biológicos o a elementos protésicos adicionales tales como vástagos o suplementos. Para estabilizar la articulación pueden emplearse diseños protésicos más constreñidos e incluso rodillas de tipo bisagra. Las rodillas de revisión pueden emplearse también en otro tipo de casos en los que haya habido una gran pérdida de masa ósea, como pueden ser los tumores.

¿Qué tipo de prótesis totales de rodilla (PTR) existen?

Comentábamos que las prótesis totales de rodilla (PTR) son las de uso más habitual. Pero incluso dentro de las PTR podemos distinguir algunos tipos:

  • Prótesis CR (con retención de cruzado): Para su implantación no es necesario retirar el ligamento cruzado posterior. Ello hace que la biomecánica sea más natural y se conserva más hueso.
  • Prótesis PS (posterior estabilizada): Se usa cuando no es posible o no se desea conservar el ligamento cruzado posterior. La función del mismo se reemplaza mediante el uso de un poste que estabiliza la prótesis. Aunque consume más hueso, muchos cirujanos prefieren la fiabilidad que les ofrece una estabilización mecánica de la articulación.
  • Prótesis CS (cruzado sacrificado o ultracongruente): Se sacrifican ambos cruzados, pero la estabilización se logra con un polietileno más ajustado. Hace posible el utilizar una opción intermedia entre las dos opciones precedentes y confieren una estabilidad superior sin resecar el cruzado y con un menor consumo de hueso.
  • Prótesis de plataforma rotatoria: El polietileno no está completamente fijado a la bandeja tibial y permite cierto movimiento rotacional con respecto a la misma. Teóricamente, esto reparte los movimientos torsionales entre dos superficies diferentes, reduciendo el desgaste, el riesgo de aflojamiento y mejorando la propiocepción del paciente. Sin embargo, la poca experiencia clínica no permite dilucidar si todo lo anterior es cierto y, además, se introducen riesgos adicionales como el de luxación o el de posibles daños al polietileno.

protesis-rodilla

¿Qué tipo de prótesis de rodilla me implantarán?

Su cirujano escogerá un tipo de prótesis de rodilla u otro basándose en múltiples factores. La extensión del desgaste a uno o los dos compartimentos de la rodilla, su edad, el estado de sus ligamentos o su calidad ósea influirán en el criterio del traumatólogo. La existencia de cirugías previas es determinante, como también lo es la experiencia y preferencias personales del cirujano que le opere.

¿Cómo se fija la prótesis al hueso?

Antes veíamos que las prótesis de rodilla tienen elementos que la sujetan al hueso, como son la bandeja tibial, el componente femoral y la rótula.

Hay dos modos de anclar cada uno de estos componentes al hueso:

  • Fijación cementada: Se utiliza cemento óseo alrededor de la prótesis que, al fraguar, sujeta el implante al hueso. Tiene la ventaja de proporcionar una sujeción inmediata que permite movilizar al paciente tan pronto como éste lo tolere, independientemente de su calidad ósea. A cambio, el cemento puede ir degenerando con el paso del tiempo.
  • Fijación no cementada: Las superficies de la prótesis se recubren de materiales porosos que imitan la textura del hueso y permiten que éste se vaya entremezclando con el recubrimiento, fijando así el implante. Tiene la ventaja de ser una fijación más natural que la proporcionada por el cemento, pero su éxito depende de las condiciones previas del paciente.

Aunque su cirujano escogerá el tipo de fijación que más le conviene a su caso, lo más habitual suele ser el usar cemento óseo en la bandeja tibial y en la rótula, colocando el componente femoral de modo no cementado.

¿Cómo articula la prótesis de rodilla?

En las prótesis totales de rodilla, la bandeja tibial fija la prótesis a la tibia y el componente femoral (o cóndilos femorales) hace lo propio con el fémur. Entre ambos se sitúa el inserto de polietileno, que evita el rozamiento entre las dos piezas anteriores, que son metálicas.

Normalmente el polietileno está fijado a la bandeja tibial y desliza con respecto al componente femoral, que se fabrica en cromo-cobalto por su bajo coeficiente de rozamiento.

Si el cirujano decide implantar el componente rotuliano (o patelar), éste también desliza con la parte anterior del componente femoral.

En Juan Candau | Clínica de la Rodilla ofrecemos siempre un completo diagnóstico de calidad, trato cercano con el paciente, flexibilidad de citas y horario amplio, servicio de consulta y asesoramiento, y nos involucrados en el tratamiento siempre personalizado.

 

¡Llama ahora e infórmate!

675 528 840

Realiza tu consulta. Estaremos encantados de atenderle.